Gastronomía colombiana: no te pierdas los siguientes platos

Cuando viajas a Colombia lo haces pensando en sus maravillas naturales y la riqueza de su cultura. Pero, como en tantas ocasiones ocurre también con las personas, Colombia acabará conquistándote por el estómago. La gastronomía criolla ha sufrido pocas influencias de la cocina extranjera, por lo que se mantiene tradicional y deliciosa. La diversidad en la fauna y la flora de país, así como la confluencia de las culturas europea, aborigen y africana, han dado lugar a una cocina mestiza en la que los ingredientes principales son los pecados típicos de la zona, frutas tropicales y leguminosas, aunque sin duda la base de la cocina colombiana la forman el arroz y el maíz, en muy diversas formas.

Arroz atollado

Como ya hemos comentado, el arroz, importado por los españoles en el siglo XVI, forma parte inherente de la cocina colombiana y podemos encontrarlo como acompañante en muchísimos platos, como guarnición para el pescado o la carne, con aguacate o con plátano. Pero también podemos encontrarlo como base de algunos platos tales como la bandeja paisa o el arroz atollado.

Este último es típico del Valle del Cauca. Existen muchas variaciones: atollado de cangrejo, de cerdo, de carne ahumada, de pato, de pollo… Es un plato muy sabroso que surgió entre los trabajadores de las fincas y cortadores de caña, que aprovechaban las sobras de los patrones. Tiene la consistencia de un risotto. No dejes de probarlo si pasas por la región del Pacífico (departamentos de Nariño, Chocó, Cauca y el Valle del Cauca).

Fuente: colombia.com

Arepas

También muy tradicionales de Venezuela, las arepas están hechas principalmente de maíz y pueden ser fritas o asadas. ¡Existen cientos de diferentes arepas y todas ellas están riquísimas! Son realmente versátiles y te sorprenderá saber que ya eran típicas de la zona antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI. La diferencia principal entre las arepas venezolanas y las colombianas es que la primera lleva relleno, mientras que la segunda suele comerse como mucho con un poco de mantequilla, queso o chocolate, o como pan para acompañar platos como el caldo de pollo o el pollo asado.

Tamales

Los riquísimos tamales son amados en toda Colombia, aunque cada región tiene los suyos aunque lo tradicional es tomarlos en las mañanas de domingo, con una buena taza de chocolate caliente y pan. Se trata de una mezcla de diversos ingredientes (pueden ser de arroz o de masa, y llevar pollo, res, cerdo, tocino, legumbre o todo esto junto) envuelta en hoja de plátano. Aunque pueda resultarte raro comer tal cantidad de carne con una taza de chocolate, te aseguramos que ¡están deliciosos!

Fuente: colombia.com

Ajiaco

Una de las muestras del mestizaje en la cocina colombiana es, sin lugar a dudas, el ajiaco. Muy típico de Bogotá, es una sopa que contiene tres tipos de papas, mazorca de maíz, pollo y guascas (un tipo de hierba), nata y alcaparras. Estos últimos ingredientes fueron añadidos en los años 20 por la alta sociedad, a lo que hasta el momento había sido una sopa de campesinos. En Bogotá existen numerosos restaurantes especializados en este plato (especialmente en el barrio de la Candelaria). No te puedes marchar sin probarlo.

Fuente: colombia.com

Patarasca

En Amazonas se guisa un pescado (puede ser paracucú, muspachos, o cualquier pescado de escama) con azafrán criollo, se envuelve en hojas de plátano y se cocina bajo las brasas. Gracias a la envoltura en las hojas de bijao los jugos del pescado se quedan concentrados y se mezclan con el sabor de la hoja. Se trata de un plato propio de los pueblos nativos del Amazonas, preparado con los frutos del mismo río, los sabrosos pescados, y que puede ir acompañado por plátano frito. Si viajas a Puerto Nariño no puedes dejar pasar la oportunidad de comerte uno.

Fuente: neococina.com

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *